Conéctate en
EN DIRECTO: televisiónradio

Cartas al director

Playas de Elche: de la desidia del Ayuntamiento al desprecio de la Generalitat

Tribuna de opinión de José Ramón Maciá Ernica

Publicado

el

El anterior alcalde de Elche (Carlos González) dijo: “Tenemos las mejores playas”. Y confundió el tiempo del verbo porque debía haber utilizado el pretérito y no el presente, es decir: “Teníamos las mejores playas” o bien “Tuvimos las mejores playas”.

Ha sido muy decepcionante y triste contemplar cómo el Ayuntamiento de Elche ha vivido de espaldas a sus playas en los últimos cincuenta años. Permitió, o consintió, que “desaparecieran” las dunas del Carabassí hace 50 años. ¿Dónde fueron? También ha asistido como mero espectador a las múltiples regeneraciones de arena y construcción de espigones en toda la Comunidad Valenciana. No ha hecho nada ante el deslinde del Dominio Público Marítimo-Terrestre en la playa de Arenales del Sol. Y por último ha permitido la desaparición del hotel de la playa de Arenales del Sol.

 

DUNAS del CARABASSÍ

En la playa del Carabassí teníamos unas dunas inmensas, pero hace aproximadamente 50 años desaparecieron. No sabemos adónde fueron a parar, pero casualmente alguna playa de una población vecina que tenía la arena gris pasó a tenerla dorada.

 

ESPIGONES

Por supuesto que si el Ayuntamiento de Elche le pide al Servicio de Costas de la Generalidad Valenciana, o al Ministerio competente, que construya espigones en las playas del municipio la respuesta será negativa, y para justificarlo le dirán que estos elementos son dañinos para la conservación de las playas por alterar las corrientes marinas.

Pero este municipio tendrá el mismo derecho que los demás a conservar sus playas. Si tan dañinos son los espigones ¿por qué no se derriban los existentes? No solo no se derriban, se rehabilitan e incluso se siguen construyendo otros nuevos.
En la actualidad tenemos unos cuantos en la Comunidad Valenciana:

PROVINCIA de CASTELLÓN
Vinaroz 15; Alcocéber 1; Torreblanca 5; Oropesa del Mar 3; Benicassim 17; Castellón de la Plana 3; Almassora 6; Burriana 6; Nules 14; Moncofar 15; Chilches 6; Casablanca 4.
Total en la provincia de Castellón 95 espigones.

PROVINCIA de VALENCIA
Canet de Berenguer 1; Puerto de Sagunto 1; Puzol 6; El Puig 12; Massamagrell – Puebla de Farnals 4; Meliana 2; Massalfassar 1; Alboraya 2; Cullera 16; Oliva 3.
Total en la provincia de Valencia 48 espigones.

PROVINCIA de ALICANTE
Denia 11; Calpe 2; Altea 4; Villajoyosa 1; Campello 5; San Juan Alicante 14; Santa Pola 13; Torrevieja 5; Torre de la Horadada 1;
Total en la provincia de Alicante 56 espigones.

TOTAL EN LA COMUNIDAD VALENCIANA 199 ESPIGONES.
Y no los destruyen, incluso se van a construir más o regenerar los existentes en: Vinaroz; Moncofar; Denia; El Saler y Garrofera; Borriana; Xilxes; Nules; Casablanca; Tavernes y Cullera.

REGENERACIÓN DE PLAYAS

La regeneración de playas en la Comunidad Valenciana es constante, bien por parte de los Ayuntamientos o de la Generalidad Valenciana, ahora se realizará una gran regeneración por parte de la Comunidad con arena procedente del fondo del mar, frente a la costa de Cullera, para aportar arena a treinta playas de la Comunidad. El costo total estimado asciende a 1.248.000.000 €. Y la cantidad de arena extraída será de 12,4 + 54 = 66,4 millones de metros cúbicos. La mayoría de las playas contempladas en esta actuación son de la provincia de Valencia, como era de esperar, pero también están incluidas las de Denia, la de San Juan de Alicante y Torre de la Horadada en nuestra provincia. Por lo que se ve en Elche no son necesarias porque todavía siguen en pie las edificaciones.

Felicito al Ayuntamiento de Alicante por conseguir la regeneración de la playa de San Juan, sobre todo teniendo en cuenta que el estado de esta playa es infinitamente mejor que el de las playas de Elche y que el Ayuntamiento de Alicante ya consiguió que se hiciera una regeneración espectacular en el año 1991.

En el año 1990 la playa de San Juan había desaparecido casi en su totalidad y “Entre junio y octubre de 1991, se volcaron 2.176.000 m3 de arena procedentes de Sierra Helada, con lo que se aumentó en 900 metros la longitud de la playa con la aportación de arena al tramo cercano al Cabo de las Huertas, alcanzando en conjunto 6.600 metros de longitud. Se incrementó también la superficie de la playa, con 510.000 m2 nuevos de un total de 640.000m2, quintuplicando la superficie de arena. También se homogeneizó el ancho de la costa dejándola de una amplitud constante de 90m.”

El entrecomillado corresponde a un artículo de Lázaro López Andrés en la Revista Festa de 1993.

La actitud del Ayuntamiento de Elche ante todo lo expuesto respecto a la construcción de espigones y la regeneración de las playas queda reflejada en los dos párrafos siguientes publicados en TeleElx el día 17 de agosto del 2022:

“La pérdida de la arena en la playa del Pinet genera mucha preocupación entre los propietarios de las casas de primera línea, quienes han pedido soluciones y mayor implicación al gobierno local para recuperar esta zona del litoral. El alcalde ha achacado esta situación a los últimos temporales, el cambio climático y la recesión de la costa en la zona. Ante esta situación, el planteamiento de Costas es dejar pasar el tiempo para que se produzca la regeneración natural de esa parte del litoral, un proceso que será lento. Y es que según González no hay posibilidad de llevar a cabo una actuación de recuperación artificial de la zona de litoral debido a la presencia de un muro en las viviendas.”

Se refiere a Carlos González alcalde de Elche. Y el llamado “muro” son las viviendas de una planta existentes en primera línea. Cuando lo normal sería que la arena procedente del fondo del mar se aportara desde barcos situados al otro lado del “muro”. Mientras se regeneran otras playas las nuestras las va a regenerar “La Naturaleza”.

NUEVO DESLINDE DEL DOMINIO PÚBLICO MARÍTIMO-TERRESTRE EN LA PLAYA DE ARENALES DEL SOL DE ELCHE

El 17 de mayo de 1997 se aprobó una Orden Ministerial por la que se realizaba un nuevo deslinde de los bienes de dominio público marítimo-terrestre en el término municipal de Elche entre Alicante y Santa Pola, pasando todas las edificaciones de la primera línea de Los Arenales del Sol a ser de Dominio Público. Estas edificaciones, todas ellas legales, estaban construídas sobre suelo urbano consolidado (según las determinaciones del planeamiento municipal de Elche) y no estaban afectadas por el anterior deslinde de la Zona Marítima Terrestre del mismo tramo de costa, aprobado por Orden Ministerial del Ministerio de Obras Públicas de 19 de abril de 1974.

Este deslinde y otros similares se realizaron en varios puntos de la costa española, pero así como otros Ayuntamientos se opusieron y lucharon para modificarlos no tengo noticias de que el de Elche lo hiciera, y si lo hizo no consiguió nada. En poblaciones cercanas sí que consiguieron modificarlos.

Por ejemplo:

– En Guardamar del Segura el nuevo deslinde afectaba al Sector 7, situado detrás de la pinada junto a la desembocadura del río Segura, es un sector de nueva construcción y la mayoría de las manzanas afectadas no estaban consolidadas con edificaciones, y a pesar de eso el Ayuntamiento consiguió que se modificara el deslinde para que las manzanas destinadas a edificaciones no se vieran afectadas.

– En Torrevieja también se realizó un deslinde en la playa de La Mata que casualmente era similar al realizado en Elche y también afectaba a las edificaciones de primera línea de playa pasándolas a Dominio Público. Pero el Ayuntamiento consiguió que se modificara de tal forma que se respetaran todos los edificios existentes, dejando la línea de la Zona Marítimo-terrestre delante de los edificios como ya estaba amojonada y alejándola del mar en las parcelas sin
edificar.

Esto mismo se podía haber hecho en Arenales del Sol.

 

HOTEL DE LOS ARENALES DEL SOL

El hotel de Los Arenales del Sol era el símbolo de esta playa, fue el primer edificio que se construyó y el origen de la actual urbanización. Creo que el Ayuntamiento de Elche tenía que haber luchado para defenderlo por todo lo que significaba y aportaba en lo referente a servicios indispensables para la zona.

Si en el transcurso de los 40 años que los vecinos de Arenales tuvieron que soportar la presencia de un edificio abandonado en primera línea de playa, el Ayuntamiento hubiera luchado por conseguir la regeneración de la playa, y lo hubiera conseguido como sí que lo hicieron otros ayuntamientos, o bien hubiera modificado el deslinde como se hizo en La Mata, seguramente Costas no habría seguido insistiendo en su derribo, sin embargo, la concejala de turismo del Ayuntamiento de Elche dijo que el hotel había que derribarlo y construirlo en otro sitio.

 

Creo que con todo lo expuesto queda justificado el título de este escrito.

Seguir Leyendo

OPINIÓN

Don Juan Galiana, el testimonio de una vida

TRIBUNA DE OPINIÓN DE MANUEL RODRÍGUEZ MACIÀ

Publicado

el

Don Juan, quién durante cuarenta y dos años regentó la parroquia de San José nos ha dejado en unos momentos en los que debido a las restricciones impuestas por la pandemia, nos ha impedido a mucha gente acercarnos para despedirle; conociéndole, pienso que tal vez es como él lo hubiese querido, pues ciertamente en un mundo en el que vivimos en una clara y trepidante sobreexposición, D. Juan fue un maestro en el arte de la discreción, virtud que tan poco de moda está en nuestros tiempos. Aunque sé que él no quería que se hablase de ello, creo sinceramente que instalado en esa virtud, ha ejercido una influencia decisiva en mucha gente.  Nacido en el Hondón de los Frailes, hijo único de una familia humilde que se trasladó a Elche donde su padre se empleó en una fábrica, también él conoció el mundo del trabajo y siempre recordó con orgullo sus orígenes obreros. Terminados sus estudios sacerdotales en el Seminario de San Miguel en Orihuela y ordenado sacerdote, cantó su primera misa en la Basílica de Santa María en el año 1952; después de estar ejerciendo un tiempo su ministerio como vicario en Elda, fue nombrado párroco de San José; hacía pocos años que la Iglesia del antiguo convento se había erigido en parroquia. En poco tiempo debido a su rectitud, su dedicación, su sólida formación, su natural clarividencia,  su honradez y austeridad  se hizo con el respeto de la gente. Recuerdo una conversación que oí a un vecino, no precisamente muy amigo del clero, decir del nuevo cura “que era un hombre como se debía ser y que causaba respeto” y así era. Siempre estuvo al lado de los más desfavorecidos, su escaso pero bien administrado salario llegó a no pocos necesitados como ayudó también a sufragar los estudios de un seminarista en África; tuvo gran dedicación a  los enfermos y  siempre estaba abierto a quién reclamaba consejo;  jamás aceptó ningún tipo de privilegio y todo eso cumpliendo aquel consejo evangélico de que “tu mano izquierda no se entere de lo que hace tu derecha”. Sin duda él no me dejaría decir todo esto, recuerdo que con motivo de la presentación de mi  libro sobre el pensador Emmanuel Mounier hablé de él y enterado, me llamó para regañarme porque me dijo que no tenía que hablar así de él. Lo siento D. Juan ya ve que no  le hago caso y ahora que se ha marchado le quiero decir gracias por lo mucho que nos ha dado”.

Hablar de toda su labor sería demasiado pretencioso para mí hacerlo  en estas breves líneas,  pero quiero poner de manifiesto su trabajo en el movimiento de la HOAC, las hermandades obreras católicas, que tanto significaron en la vida de nuestro país. Una vocación que le venía de la dignidad en la que él tenía al trabajo. En varias ocasiones en estos últimos años he comentado con él la necesidad de llevar a cabo un estudio de lo que este movimiento apostólico que se puso en marcha en España en el año 1946, y que tanto ha significado en la vida de la Iglesia y ha contribuido en nuestro país a la reconstrucción del movimiento obrero y en general a la transformación política de España y en el que D. Juan tuvo un papel especial tanto en nuestra ciudad como en la diócesis. Creo que es de justicia llevarlo a cabo y muy necesario en estos momentos en que hay que poner a punto la memoria democrática de España. Tengo la satisfacción de haber participado en aquel homenaje multitudinario que en el año 1992 se llevó a cabo en el restaurante del Parque Municipal con motivo del cuarenta aniversario de la ordenación sacerdotal de aquel grupo de siete sacerdotes de Elche de aquella promoción de D. Juan y en el que tuve ocasión de agradecer la contribución de todos ellos en el fomento de la amistad civil ejercida desde sus respectivos ministerios, amistad civil que es la esencia de la vida política.

En esos últimos tiempos  en las conversaciones que tenía con él, además de interesarse por los temas de la ciudad con la que se sentía tan vinculado, salía a relucir la situación de la Iglesia. Se sentía plenamente identificado con la actitud pastoral del Papa Francisco y se lamentaba de las trabas que desde dentro mismo de la Iglesia dificultan su gestión. La verdad es que siempre me pareció que su personalidad se identificaba con él. La frase varias veces dicha por el Papa refiriéndose al compromiso con la gente, de que el pastor tiene que oler a oveja, ya se la oía a D. Juan cuando yo a mis siete u ocho años ayudaba en la parroquia como monaguillo. D. Juan ha tenido una vida larga y fecunda. Una vida en la que ha llevado a cabo su misión con toda sobriedad y dignidad. Un ejemplo de que el liderazgo más fecundo y duradero no es el del poder, sino el del testimonio. Una lección tan necesaria en nuestro tiempo.

Muchas gracias D. Juan.

Descanse en paz

Seguir Leyendo

OPINIÓN

Libros para la cuarentena

Tribuna de opinión de Carlos González, alcalde de Elche, con motivo del Día del Libro

Publicado

el

La pandemia que estamos sufriendo desde el pasado mes de marzo nos está sometiendo a duras pruebas y a un continuo examen sobre nuestra capacidad para salir adelante como individuos y como sociedad. Tenemos enorme preocupación por lo que está ocurriendo porque nunca antes habíamos vivido un momento como éste. Tenemos miedo porque no sabemos a ciencia cierta cuándo veremos la luz del túnel para salir de este drama sanitario y socioeconómico, y tenemos tristeza porque muchos han quedado ya en el camino, y ni siquiera hemos podido acudir a cogerles la mano para darles el último adiós.

Ante este panorama, debemos ser solidarios, cumplir a rajatabla con las condiciones del confinamiento y mantener la calma. Y para armarnos de paciencia, debemos buscar aliados. Y precisamente hoy, 23 de abril, Día Internacional del Libro, sugiero la lectura como fiel aliada en estos duros momentos. En cualquier circunstancia, un libro es siempre un fiel compañero, pero en este momento es mucho más que eso. Puede ser una terapia contra la desesperación que, por momentos, nos ocasiona la reclusión por cuarentena, pero también puede ser una oportunidad para reencontrarnos con nosotros mismos y para socializar en familia. ¿Cuánto tiempo hace que no leemos un libro o un cuento a nuestros hijos?

Hoy no podremos salir abiertamente a las calles a entregar una rosa y un libro, pero sí podemos compartir una lectura con nuestra familia. Tenemos la oportunidad de retomar costumbres que nunca debieron quedar en el olvido porque un libro siempre nos humaniza y su ausencia nos banaliza. Cojamos un libro, buceemos en su historia, compartamos las experiencias de sus personajes, aprendamos de su aportación…

Dice la sabiduría popular que un libro es la manera más barata de viajar, y es cierto. Nos lleva a otros mundos, nos abre la mente, nos familiariza con situaciones, circunstancias y pensamientos que, de otra manera, pasarían de largo por nuestra vida. ¡Leamos novela, teatro, poesía, ensayo, cuentos!…, en definitiva, todo lo que quepa en un libro.

En su discurso pronunciado en septiembre de 1931 en la inauguración de la biblioteca de su pueblo natal, Fuente Vaqueros (Granada), Federico García Lorca dijo: “No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan, sino que pediría medio pan y un libro…. bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan…”

Hagamos caso del consejo dado por representantes ilustres de la Literatura, cuando nos dicen que “el libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor” (Rubén Darío), cuando nos transmiten que “la lectura nos regala mucha compañía, libertad para ser de otra manera y ser más” (Pedro Laín Entralgo)…, o incluso que “en algún lugar de un libro hay una frase esperándonos para darle un sentido a la existencia”(Miguel de Cervantes).

El libro es una medicina contra el aislamiento, un regenerador de nuestra propia existencia. Hasta los más experimentados en reclusiones dramáticas lo saben: “las personas libres jamás podrán concebir lo que los libros significan para quienes vivimos encerrados” (Ana Frank).

¡Feliz Día Internacional del Libro!

Seguir Leyendo

Trending