Conéctate en

Literatura

Culata

Alzacuellos:

Profesional de la medicina alternativa que se dedica a alzar el cuello de personas cuellicortas.

Cuentaguijas:

Persona dedicada exclusivamente a contar las guijas que puede haber en distintas proporciones de peso o magnitud: un puñado, un kilo, un costal, una almorzada, una talega, etc.

Cuerda:

Conjunto de hilos entrelazados que forman un solo cuerpo
largo y flexible que sirve para atar, suspender pesos, etc. Antiguamente se daba una porción de la misma a los relojes para que funcionaran correctamente. Hay personas que les gusta bailar encima, incluso cuando está floja, a pesar de ser conscientes del grave peligro que corren.

Cuervo:
Pájaro carnívoro sin escrúpulos que saca los ojos a sus criadores.

Cuezo:

Sinónimo de pata, se utiliza para meterlo en algún lugar no recomendado.

Culantrillo:

Culantro pequeñillo, de flores rojizas y de virtud estomacal.

Culata:

Lugar innombrable por donde suelen salir los tiros a los incautos.

Culinario:
Relacionado con la culina, fogón donde se guisa.

Culo:
Tlabajo pala ganal dinelo.

Culombio:

Unidad de cantidad de electricidad transportada en 1 segundo por un culo corriente y moliente.

Cumbre:

Cima o parte superior de un monte solidario y caritativo con capacidad para absorber borrascas sin peligro para los provocadores de las mismas.

Cumulo:
Mulo natural de Cuenca, si es más alto de lo normal recibe el nombre de altocumulo y si tiene aptitudes de astronauta se le conoce popularmente como estratocumulo.

Curas (Sala de):

Habitación reservada en lugares específicos para que los curas hablen de sus cosas.

(.) Ficcionario juanclementiano .- Copyright © Juan Clemente Gómez

Publicado

el

INFANTIL

Pop-up. ¿Dónde está? ¡A dormir!.-  Dawn Sirett .-Editorial Bruño

Conejito de Trapo está buscando a sus amigos para irse juntos a la cama. ¡Ayúdale a encontrarlos levantando las solapas! Un libro lleno de sorpresas y llamativos pop-ups que fomentan la interacción, el lenguaje, la memoria y la imaginación, para que los niños aprendan jugando. (A partir de 12 meses)

 

 

¡Castigado sin leer!.- Santiago García-Clairac.-Editorial   Algar

 

Salgo de casa por la mañana y me encuentro con mis primos Fran y Camelia, que me están esperando en el rellano del quinto piso para ir juntos al colegio. Es la ventaja de vivir en el mismo edificio y de ser vecinos, puerta con puerta. O la desventaja, según se mire. –Me han dicho que te vigile –me advierte Fran–. Si te veo con un libro, tendré que informar a mis padres. Y no creas que no lo haré.

 

El libro favorito de Gregorio está a punto de salir a la venta y él está entusiasmado. Pero un día, tras humillar a su primo en clase, su padre le castiga sin leer un mes. Gregorio no se lo puede creer, aunque se promete a sí mismo que cumplirá su castigo. Eso sí, con la ayuda de su abuelo –dueño de la librería El Gran Lector– y su amiga Camelia podrá descubrir las aventuras que esconde su libro favorito sin romper su promesa… (A partir de 10 años)

 Los ladrones de montañas.- Autor: Carlos Salem.-Ilustradora: María Simavilla.-Editorial  Edebé

No estoy asustada. Estoy furiosa. No soy una matona. Pero haré lo que tenga que hacer. Soy Minerva Watson. Alguien se ha llevado a mi madre. Y se arrepentirá de haberlo hecho.

Cuando voy a buscar a mi madre a su despacho, descubro que ha desaparecido. Delante de su ordenador, todavía encendido, se alzan siete pequeños montículos de arena y tierra. Siete montañas en miniatura que constituyen mi única pista. No estoy asustada. Estoy furiosa. No soy una matona. Pero haré lo que tenga que hacer. Alguien se ha llevado a mi madre. ¡Y se arrepentirá de haberlo hecho!  (A partir de 10 años)

 

JUVENIL

El mar no siempre es azul.-Silvia Martínez-Markus.-Ediciones  Palabra

Decidí concentrarme en llegar al espigón nadando lo más rápido posible. De reojo y a unos metros detrás de mí, descubrí un objeto alargado que me seguía. Parecía una cresta dentada y oscura de varios metros de largo, que sobresalía de la superficie…Era la primera vez que sentía miedo, pánico, en el mar. Nadé veloz hasta que vislumbré las luces del espigón. Pero antes de alcanzarlo, algo frío pasó a mi lado, rozándome. Sentí dolor, como si me hubieran dado un corte en la aleta…

 

Stella debe aceptar su destino cuando el día de su dieciséis cumpleaños descubre un secreto que hará tambalearse los cimientos de su apacible vida en un pueblo costero del Mediterráneo.

Crecer lleva consigo muchas responsabilidades, algo de lo que Stella se dará cuenta con la ayuda de sus amigos. Se enfrentará a una espléndida aventura y combatirá el mal ante su enemigo, quien solo pretende conseguir el poder y esclavizar a todas las criaturas marinas.

Además, una historia de amor se cuela entre las páginas de este libro, lo que supone un gran motivo para que Stella siga luchando en la misión de buscar respuestas en un mundo azul -que no siempre es azul-, desconocido y… peligroso. (A partir de 14 años)

ADULTOS

Memorias de la guerra de un capellán.-Tres años en la célebre brigada irlandesa del ejército del Potomac.-William Corby.-Editorial el Buey Mudo

 

Cansado de lo que había visto, oído e imaginado, traté de olvidarme de todo y descansar. Pero pronto aparecieron largas filas de soldados marchando al compás de los tambores y el pífano; oficiales cabalgando al galope, las fundas repiqueteando a sus costados, mientras las brillantes hojas ondeaban al viento, acompañando a sus órdenes de marchar «¡Adelante!». Tras ellos, la artillería ligera, deshaciendo cualquier obstáculo; mientras, en los flancos, los hombres de la caballería ligera, a lomos de caballos finamente engualdrapados, bien dispuestos para el salvaje ejercicio, volaban por encima de la infantería para cubrir los peligrosos avances del enemigo en cada uno de los lados. Las expresiones: «¡Adelante!», «¡Paso ligero!», «¡Carguen!», «¡Preparen!», «¡Apunten!», «¡Fuego!», retumbaban con tonalidades guerreras; y el pasmoso campo de batalla se presentaba en extensión panorámica: mosquetes que entrechocaban, cañones que disparaban, proyectiles que explotaban…

 

Durante la campaña militar, el Padre Corby recoge sus impresiones de la Guerra de Secesión Norteamericana en la que está participando. Será la celebración del vigésimo quinto aniversario de la batalla de Gettysburg, el que le lleve a recopilar dichas notas y componer estas Memorias de guerra de un capellán, inéditas en nuestro idioma hasta hoy. En ellas ofrece un relato vivaz, honesto y reflexivo de cuanto experimenta como participante en la campaña.

No estamos ante un libro de historia, sino ante un libro histórico; un viaje en el tiempo, un lúcido fragmento de vida. El Padre Corby vive la guerra y la narra desde dentro, expuesto a sus horrores y absurdos, pero también a sus actos heroicos y a sus divertidas anécdotas. A través de los ojos de este hombre valeroso y ferviente -influido también, como todos, por los paradigmas intelectuales de su época-, bondadoso y muy respetuoso con la milicia, nos sumergimos en una contienda que cambió para siempre la historia de los Estados Unidos y, por extensión, la del mundo entero.

William Corby fue un sacerdote y educador católico nacido en Detroit en 1833. Estudia en la Universidad de Notre Dame y se incorpora a la Congregación de la Santa Cruz, una orden religiosa. En 1860, acabados sus estudios, es ordenado sacerdote, y sirve como pastor de una parroquia en Indiana.

En 1861 al desatarse las hostilidades de lo que será la Guerra de Secesión, William Corby viaja a Washington D.C. para atender las necesidades espirituales de los soldados católicos de dicho ejército. En diciembre de ese año es nombrado capellán del Ochenta y ocho regimiento de Nueva York, una de las unidades de la afamada Brigada Irlandesa, a la que acompaña durante un periplo de tres años.

Al término de la campaña, Corby retorna a Notre Dame, que por entonces es solo el germen de la inmensa y prestigiosa institución que es hoy en la que llega a ser uno de sus primeros presidentes: “el segundo fundador de Notre Dame”. Finalizado el brillante desempeño de sus funciones, vuelve a ejercer como párroco en Watertown, terminando sus días como residente en su amada universidad.

Publicidad
COMENTA ESTA NOTICIA

Deja tu Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Literatura

Pelagatos

Peinabombillas:

Oficio que, como su nombre indica, consiste en peinar bombillas con pelo, porque las calvas no lo necesitan.

Perroflauta:

Perro con aspecto descuidado y desaliñado que toca la flauta, junto a los semáforos, mientras su dueño permanece echado sobre el suelo de la acera rascándose las orejas.

Perrogativa:

Privilegio que el mejor amigo del hombre tiene para hacer sus necesidades donde le venga en gana.

Pelagatos:

Oficio raro, ciertamente repulsivo y de subsistencia, realizado por personas desesperadas que lo ejercen únicamente en tiempo de carestía, confinamiento y toque de queda.

(.) Ficcionario juanclementiano .- Copyright © Juan Clemente Gómez

Publicado

el

 

INFANTIL

 

El gran viaje de… Pepito Pajarito.- Álvaro Colomer.-Editorial Edebé

 Un cuento que habla de la libertad, de la fuerza de voluntad y del maltrato animal:

Pepito Pajarito era tan pequeño que dormía en un calcetín. Vivía en una jaula con otros pájaros que siempre lo molestaban. Hasta que un día se cansó de sufrir y se escurrió entre los barrotes de la jaula, corrió hasta la cornisa del edificio y, aunque no sabía volar, saltó al vacío. (A partir de 6 años)

 

 

La voz de Tristán.-Laura  Romero Fernández.- Editorial San Pablo

Bello álbum  con ilustraciones de gran impacto expresivo y colorista, dedicado “A todos aquellos que están buscando su voz”.

El día que Tristán nació había tanto ruido que sus oídos se taparon y su voz se escondió. Cuando Tristán creció, quiso ir a buscar su voz fuera de la aldea con la esperanza de que la encontraría perdida en algún lugar lejano. En el Bosque del Silencio buscó inútilmente su voz debajo de cada hoja, debajo de las piedras, hasta que vio un oso abrazado a un gran árbol….   (A partir de 6 años)

ADULTOS

 ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?.-Jeanette Winterson.-Editorial Lumen

¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?, preguntó la señora Winterson a su hija Jeanette cuando ella, recién cumplidos los dieciséis años, le confesó haberse enamorado de otra chica. Extraña pregunta, pero poco más podía esperarse de una mujer que había adoptado a una niña para hacer de ella una aliada en su misión religiosa, y en cambio se las tuvo que ver con un ser extraño que pedía a gritos su porción de felicidad.

Armada con dos juegos de dentadura postiza y una pistola escondida bajo los trapos de cocina, la señora Winterson hizo lo que pudo para disciplinar a Jeanette: en casa los libros estaban prohibidos, las amistades eran mal vistas, los besos y abrazos eran gestos extravagantes, y cualquier falta se castigaba con noches enteras al raso, pero de nada sirvió. Esa chica pelirroja que parecía hija del mismo diablo se rebeló, buscando el placer en la piel de otras mujeres y encontrando en la biblioteca del barrio novelas y poemas que la ayudaran a crecer.

Eso y mucho más es lo que ofrecen estas páginas excepcionales, donde alegría y rabia andan de la mano: un libro de memorias destinado a convertirse en un clásico de la literatura contemporánea:

Nunca creí que mis padres me quisieran. Yo intenté quererlos pero no funcionó. Me costó mucho aprender a amar, tanto a dar como a recibir. He escrito sobre el amor de forma obsesiva, casi forense, y sé/sabía que es el valor supremo. Por supuesto, amaba a Dios, al principio, y Dios me amaba. Eso era algo. Y amaba los animales y la naturaleza. Y la poesía. El problema lo tenía con la gente. ¿Cómo se ama a otra persona? ¿Cómo confías en que otra persona te quiere?No tenía ni idea.

Pensaba que el amor era una pérdida. ¿Por qué la pérdida es la medida del amor?

 

Seguir Leyendo

Literatura

Quisquilloso

Quebradero:

Lugar donde se quiebran o quebrantan las cabezas pensantes.

Quezo:

Contracción lingüística en Andalucía de la oración interrogativa ¿Qué es eso?

Quisquilloso:

Aficionado a comer quisquillas con cierta glotonería.

Quizás:

Respuesta que una persona indecisa otorga cuando otra le pregunta que cuándo, cómo y dónde, pues siempre le responde: quizás, quizás, quizás”.

(.) Ficcionario juanclementiano .- Copyright © Juan Clemente Gómez

Publicado

el

 

INFANTIL

 Retahílas de  cielo y   tierra.-Gianni Rodari.-Editorial SM

¿Qué tienen en común una i sin puntito, una estación espacial, un piel roja despistado, un cero tímido y un gato? Muy fácil: todos ellos (y muchas cosas más) aparecen en los poemas disparatados y tiernos de  este libro ,una de las obras más significativas del gran Gianni Rodari. El Rodari de siempre en una colección de poemas tiernos, ingeniosos y rebosantes de imaginación, volcados al castellano con cariño (y libertad) por el maestro traductor Miguel Azaola:

Si en su casa hay ratones

no le sirve un camello

cómprese un gato

que también es más bello… (A partir de 8 años)

 

El genio del anillo .-Jack Henseleit.-Editorial Edebé
NO busques hadas en este libro. NO las encontrarás. Y si encuentras
seres fantásticos, TE ARREPENTIRÁS.

En mitad del desierto, Anna y Max buscan un viejo tesoro: un anillo mágico que puede ser un arma muy poderosa. ¿Podrán encontrarlo antes de que caiga en manos de la persona equivocada?:

Primero habían conocido a Isabella, la joven rumana que tenía una cicatriz en la mejilla con la forma de luna en cuarto creciente. Ella y Anna habían rescatado a Max de un castillo en mitad de un bosque tras muchas aventuras, donde lucharon contra lobos, ratones e incluso contra un oso durante una noche terrorífica. Aquella fue la aventura del vampiro, una sombra monstruosa con un feroz ojo que había chupado la vida de la mano de Max, dejándosela como muerta y por eso apenas la podía controlar. (A partir  de  10 años).

 

ADULTOS (Divulgación)

Niños sin etiquetas.-Alberto Soler y Concepción Roger.-Editorial Paidós

Es fácil poner una etiqueta a un niño, pero es muy difícil quitarla. ¿Y si dejamos de etiquetar a nuestros hijos?

Alberto Soler y Concepción Roger, psicólogos especializados en crianza y creadores del canal de YouTube «Píldoras de Psicología», nos proponen una guía para deshacernos de las etiquetas que a menudo limitan el desarrollo de los niños:

«[…] hemos llegado a una situación en la que los niños que se comportan como niños reciben la etiqueta de “malos”, y los que se comportan como pequeños adultos en miniatura, o al menos, se hacen notar menos, nos parecen “buenos”; en definitiva, llamamos “niños malos” a los niños que demandan más de nosotros y “niños buenos” a los que son más fáciles de manejar. Al final, un niño bueno es el que no nos da mucho la lata. Pero, si lo pensamos un poco, ¿tiene sentido decir que los niños son buenos o malos por estos motivos?»

Simpático, conflictivo, pesado, divertido, perezoso, activo, aventurero, comilón, pesimista, alegre, impulsivo, inconsciente, nervioso, constante, trabajador, holgazán, etc. Utilizamos etiquetas con alegría, las ponemos y nos las ponen, pero a veces eso resulta perjudicial. Cuando etiquetamos a un niño, las expectativas que tenemos acerca de su conducta influyen en la misma, tanto si esta es positiva como si es negativa.

En este libro, Alberto Soler y Concepción Roger nos hacen un recorrido por las etiquetas que más habitualmente utilizamos para calificar a los niños y nos muestran cómo podemos educarlos sin caer en esa trampa.

Niños sin etiquetas es una guía de crianza con ideas, consejos y múltiples ejemplos para que nuestros hijos puedan crecer siendo niños, disfrutando de cada etapa de sus vidas en un entorno que les posibilite desarrollarse plenamente y recibir de sus padres todo lo que necesiten para ser felices. Estos son los capítulos:

  1. Necesidades y derechos de los de los niños
    2. El peligro de las etiquetas
    3. Niños desobedientes
    4. Niños tiranos
    5. Niños consentidos y malcriados
    6. Niños mentirosos
    7. Niños dependientes
    8. Princesas y guerreros
    9. Niños celosos
    10. Como el perro y el gato
    11. Niños miedosos
    12. Niños mal comedores y niños glotones (por Julio Basulto)

Epílogo. Padres y madres etiquetados

 

 

Seguir Leyendo

Literatura

Patatónico

Pastizar:

Recolectar pastizara de un modo indebido, atracando un banco o cualquier establecimiento con el fin de enriquecerse criminalmente.

Pata:

Extremidad inferior que se suele meter cuando menos se lo espera el dueño de la misma.

Patata:

Tubérculo de uso común, cuando está caliente algunos desaprensivos se la echan al más inocente. Utilizada en contadas ocasiones en el popular juego infantil del corro, pues al final los participantes deciden comer ensalada, como comen los señores. La Trinca sostiene la teoría de que el origen del hombre es la patata y advierten a Darwin que no dé tanto la lata.

Patatán:

Inmenso campo dedicado al cultivo de patatas.

Patatín:

El hijo menor del terrateniente dueño de un patatán

Patatónico:

Enfermo que padece un síndrome neuropsiquiátrico caracterizado por anormalidades motoras producido por comer patatas de manera compulsiva sin guardar las pautas respiratorias apropiadas.

(.) Ficcionario juanclementiano .- Copyright © Juan Clemente Gómez

Publicado

el

INFANTIL

La fábrica de nubes.-Jordi Sierra i Fabra.-Editorial SM

Plub trabaja en la fábrica de nubes del señor Blam. Normalmente estas son negras, blancas y grises. Pero un día empiezan a salir nubes de colores y todo el pueblo de Pampelum se transforma. ¿Quién será el responsable de estas peculiares nubes?

*Una historia sobre la importancia de la imaginación y la creatividad para provocar cambios:

El señor Blam se acercó a la ventana de su despacho. ¿Nubes de colores? El señor alcalde debía estar de guasa. ¡O bebido! Corrió las cortinas que protegían el ventanal, ya que la luz solar le molestaba y hacía que le escocieran los ojos, y entonces…Las últimas nubes de colores, con la de lunares en primer término, se alejaban por encima de Pampelum, cada cual a su destino (A partir de 7 años)

La serpiente alada.-Jesús Cañadas.-Editorial Edebé

 ¿El padre de Mehdi podría estar vivo? Athenea y Mehdi descubren una pista que así lo indica y están decididos a seguirla. En esta nueva aventura, los dos jóvenes terminan en la antigua ciudad perdida de Chichén Itzá, donde descubren una raza de avernales efrits que vive en el subsuelo. Su ayuda será indispensable para protegerlos de una siniestra amenaza venida del mundo exterior:

Había intentado trastocar el orden de las fichas de todos los libros de la biblioteca, intercambiar las especias en las cocinas, robar las enaguas de frau Zahn del patio trasero de las coladas, echar polvos picapica en los borradores de tiza de las pizarras, colgar los calzoncillos del profesor Muskat del estandarte del Collegium Friedricianum, excavar un túnel que atravesase el jardín laberinto que separaba las alas masculina y femenina del colegio. Y, por supuesto, había intentado pintarle bigotes al cuadro de la emperatriz Augusta Victoria que presidía el recibidor. (A partir de 10 años)

ADULTOS  (Literatura)

Una sirena en París.- Mathias Malzieu.-RESERVOIR BOOKS.-Penguin Random House Grupo Editorial 

Una grandiosa fábula romántica

En pleno mes de junio, las aguas del Sena suben por sorpresa y amenazan con inundar París. Se rumorea que junto a los muelles están desapareciendo personas. Pero Gaspar Snow, un músico en bancarrota, se empeña en seguir la pista de un canto melancólico hasta la orilla del río, donde encuentra a una criatura malherida. Lo increíble parece cierto, es una sirena y se llama Lula. Sin otra posibilidad que esconderla en casa e intentar curarla, nada sale según el plan previsto, porque todos los hombres que oyen cantar a Lula mueren en menos de tres días. Y porque Lula también tiene las horas contadas, fuera del agua:

Aquel 3 de junio de 2016, en París llovía a pleno sol. En la torre Eiffel crecían arcoíris, y el viento peinaba sus crines de unicornio. El repiqueteo de la lluvia marcaba el ritmo de la metamorfosis del río. Los embarcaderos se convertían en playas de asfalto. El agua subía, subía y seguía subiendo. Como si alguien hubiera olvidado cerrar el grifo del Sena….

Daba la impresión de que París giraba en su propio remolino. Habían evacuado las barcazas del centro. Los libreros de la isla de San Luis, impertérritos, envolvían sus libros en bolsas de plástico, como si prepararan regalos de cumpleaños para los muertos. Desde el principio de la crecida se habían contabilizado varias desapariciones.

Seguir Leyendo
Publicidad Autofima-Hyundai

Elche en Punta

Publicidad

Facebook

Publicidad Limpiezas Tomás

Trending